Volver

No Child Left Behind: retos metodológicos y recomendaciones para la medida del progreso anual adecuado

Autores

Yeow Meng ThumSalto de línea Michigan State University. College of Education. MI, USA.

Abstract

No Child Left Behind: methodological challenges and recommendations for measuring adequate yearly progressSalto de línea Salto de línea Full textSalto de línea Salto de línea This paper dwells on the methodological challenges for student, school, district, and state accountability as formulated by the new law and provides some recommendations, based on recent research, for a viable approach for measuring progress of schools toward a set target. Conceived as a planning document, this paper aims to provide an analytic platform that will be transparent enough so that the discussion of the procedures for accountability measurement can be better de-coupled from the more contentious policy side of the current school accountability debate. It outlines the principal rationale for (1) employing scale scores, (2) using multiple outcomes, (3) estimating value-added gains from student-level longitudinal performance data, (4) requiring model-based aggregation, (5) requiring model-based inference, and (6) keeping the black-box open in a viable accountability system.Within the same framework, it proposes a definition of what it means for a school to ‘make AYP’ under NCLB. It shows that this notion of AYP, termed ‘AYP-NCLB’, can be operationalized as a comparison at any point in time of a school’s growth rate with a minimum growth required of that school if it is expected to be proficient by 2013-14. The same analysis yields the proportion of the students in a school who are ‘proficient’ each year, the primary interest of standards-referenced approaches to the assessment.

Keywords

Accountability system, No Child Left Behind, growth models, multilevel multivariate models.

Resumen

Este artículo se ocupa de los retos metodológicos de la rendición de cuentas de estudiantes, escuelas, distritos y estados, tal y como se formula en la nueva ley norteamericana, No Child Left Behind, y aporta algunas recomendaciones, basadas en investigaciones recientes, para una aproximación viable de la medida de progreso de las escuelas hacia una meta establecida. Concebido como un documento para la planificación, este artículo busca aportar una plataforma analítica que sea lo suficientemente transparente para que la discusión sobre los procedimientos de medida de la rendición de cuentas que puedan separarse del lado más político del actual debate sobre rendición de cuentas. Se presentan las principales justificaciones para 1) emplear puntuaciones de intervalos, 2) utilizar múltiples resultados, 3) estimar las ganancias en valor añadido a partir de datos longitudinales de los alumnos individuales, 4) exigir modelos basados en la agregación, 5) exigir modelos basados en la inferencia y 6) mantener abierta la caja negra de un sistema de rendición de cuentas viable. Dentro del mismo marco teórico, se propone una definición de lo que significa para una escuela «conseguir AYP» en el contexto de la NCLB. Se muestra que esta noción de AYP, denominada «AYP-NCLB», se puede operacionalizar como una comparación en cualquier punto temporal de la tasa de crecimiento de una escuela con un mínimo de crecimiento exigido para esa escuela si se quiere que sea «competente» en 2013-2014. El mismo análisis informa de la proporción de los alumnos que son «competentes» en una escuela cada año, que es el principal interés de las aproximaciones de evaluaciones basadas en estándares de referencia.

Palabras clave

Sistemas de rendición de cuentas, No Child Left Behind, modelos de crecimiento, modelos multinivel multivariados, sistemas de rendición de cuentas.

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar